EL INTRÉPIDO SOLDADITO DE PLOMO

 El soldadito se situó detrás de una tabaquera que habia sobre la mesa, y desde alli pudo contemplar a sus anchas a la linda bailarina, que continuaba sosteniéndose sobre un pie sin perder el equilibrio. Cuando se hizo de noche, los otros de plomo fueron guardados en la caja. Y cuando reinó el silencio, los juguetes empezaron a jugar por su cuenta… Los únicos que no se movieron de su sitio fueron el soldadito de plomo y la bailarina. Ella seguia sosteniéndose sobre la punta de un pie.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: