EL BANDOLERO HUPSIKA

PAUL BIEGEL.

¡JA, ja, ja! _ volvieron a reir todos-. ¿No la ves? ¡Aquí está!- Y señalaban el mostrador del bar con el tabernero detrás de la barra. Hupsika no veía la carroza. Cuando cesaron de dar vueltas delante de él, se fijó en una mesa redonda y grande, que estaba en medio de la taberna. Una mesa de ruleta….

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: